diciembre 9, 2019
embotellamiento-vino-y-uso-vapor

Embotellamiento del vino y el uso de vapor

El uso del vapor en la industria alimentaria hoy en día es ampliamente aplicado para diferentes objetivos. Pero no solo los alimentos se benefician de esta técnica. En la vitivinicultura, durante el embotellamiento del vino, el uso del vapor juega un papel muy importante.

Y es que cuando se trata de una bebida tan exquisita, nada es más importante que el sabor. Es la razón por la que hoy en día siguen existiendo cientos de viñas en todo el mundo. Los grandes fabricantes de vinos comprenden que hasta el más mínimo contacto de un agente externo dentro del barril o en las líneas de embotellamiento, puede afectar terriblemente el producto final. Debido a ello, la limpieza al vapor es la mejor solución posible garantizar un proceso completamente higiénico.

Al igual que en la industria conservera, las plantas de embotellamiento de bebidas suelen sufrir también la presencia de gérmenes, microbios, agentes patógenos o microorganismos. Esta amenaza exige a los gestores a llevar a cabo un plan preciso para desinfectar el espacio antes de comenzar el proceso de embotellamiento.

¿Por qué optar por un limpiador a vapor?

embotellamiento-vino-y-uso-vapor

Es meritorio que todo el proceso de embotellamiento del vino sea completamente pulcro, con el propósito de evitar que algún agente externo afecte el sabor del vino ya embotellado. Este proceso de limpiador inicia desde los barriles de vino. Sin embargo, no todos los métodos son efectivos, siendo la limpieza al vapor el más indicado pues aporta los siguientes beneficios:

Desintoxicación de los barriles de vino

En la viña, los barriles son una de las más grandes inversiones para la elaboración de vino. Esto hace que su limpieza se realice con extrema delicadeza. Para proteger la longevidad del roble y extender su vida útil, una limpieza al vapor es la mejor opción. La razón se debe que además de ser una técnica efectiva, también es ecológica. Así también, el poro trabaja a fondo los poros de la madera. Como resultado, esta se libera de los tartratos, restos de vino viejo y los taninos amargos que la madera del barril ha absorbido, logrando revitalizarlos sin afectar el carbón de leña del roble. Al mismo tiempo, el uso del vapor en barriles de vino ayuda a su rehidratación.

Botellas de vino limpias y sin olores

El uso del vapor en el embotellamiento del vino otorga una mayor eficiencia y efectividad en la esterilización de las botellas. Y es que el vapor se esparce de forma uniforme a lo largo de las líneas sin verse afectado en lo absoluto por las fuerzas de gravedad. Al mismo tiempo, el vapor es completamente seguro para todas las piezas que componen el sistema de líneas de embotellado, entre ellos los monobloques de acero inoxidable, los filtros, los canalones y las líneas en sí.

Tanques satinizados, libres de tartratos

Durante el almacenaje del vino, es normal que se adhieran tartratos y otras sustancias a las paredes de los tanques. Al realizar una limpieza de vapor, este derrite de forma natural todos los residuos y tartratos existentes a medida que la condensación hace un trabajo de drenaje en el fondo del tanque. Al aplicar un rápido enjuague con agua fría, el tanque sufre un shock térmico que remueve cualquier residuo que pudo quedar adherido a las paredes. Solo se requieren de 15 a 30 minutos de espera para que el tanque esté completamente esterilizado sin la necesidad de usar cáusticos o algún otro químico agresivo. Como ventaja adicional, los limpiadores al vapor hacen innecesaria la presencia humana dentro de los tanques de almacenamiento para realizar la limpieza. De este modo, la desintoxicación es mucho más sencilla, ecológica y segura.

Proceso de embotellado del vino.

  1. Lavado de las botellas. Este es el elemento determinante en el proceso de embotellado del vino. Las botellas suelen tener residuos que pueden afectar el sabor final del vino. Por ello, es preciso lavarlas antes del llenado. ¿La mejor forma de hacerlo? Obviamente, al vapor.
  2. Esta siempre debe llenarse dejando un espacio hueco por las dilataciones que pueda sufrir el vino. A este proceso, se le añade una atmósfera de gas carbónico o gas nitrógeno para impedir la oxidación del vino que se da durante el trayecto de la llenadora a la botella.
  3. Lo más habitual es usar un tapón de corcho. Pero, cuando se trata de vinos jóvenes, es normal que se usen cápsulas de aluminio.
  4. La cápsula, fabricada generalmente con una aleación de aluminio y estaño, además de ser un ornamental, garantiza la inviolabilidad del vino.
  5. La etiqueta es la que transmite la imagen del vino a los consumidores. Si bien siempre se han usado motivos clásicos (espadas, escudos y otros elementos de la Edad Media), se ha vuelto tendencia ver un diseño mucho más moderno. La intención de ello es darle originalidad al vino.

Sin importar el tipo de etiqueta, hacen que el vino tome cierta elegancia y prestancia que no tienen otros alimentos, haciendo del vino un producto de respeto y admiración.

Influencias en el embotellado

Durante el embotellado del vino se presentan tres elementos que deben controlarse en todo momento si se busca garantizar un correcto proceso de embotellado: Estos son Higiene, control material y constante ritmo.

En principio la higiene es vital. Es necesario aplicar una rigurosa supervisión a los protocolos de higiene a lo largo del proceso de embotellado. Entre ello, es necesario mantener una alta frecuencia del lavado en la línea de embotellamiento.

Debe existir también un máximo control sobre el material que entra en contacto con el vino. Por ejemplo, es necesario que los tapones de corcho mantengan siempre ciertos parámetros de densidad y elasticidad. Estos deben revisarse de forma periódica para asegurar homogeneidad en la evolución del vino para cada botella. Lograr una uniformidad en estos materiales es fundamental garantiza la calidad del vino.

El embotellamiento de darse a un ritmo constante según su capacidad. Esto impide que haya interrupciones que alteren los tiempos de embotellado, viéndose afectada la calidad del vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *