diciembre 9, 2019

¿Qué son las uvas pasas?

Las uvas pasas se eligen para desecar las variedades más dulces de uvas de mesa y las que contienen menos pasas. Su producción se reparte entre la cuenca mediterránea, el sur de España, el Oriente medio, Australia y California.

Ya en el siglo XIII era muy famosa la variedad de Damasco.

uvas pasas

Cómo se elaboran las uvas pasas

Tras remojarlas durante un corto periodo de tiempo en una solución alcalina o en una de lejía de potasa hirviente. Después, se secan artificialmente, con aire caliente, o al sol. Tras secarse, se separan en racimos enteros o en granos sueltos.

Sus beneficios

Las uvas pasas, al perder gran cantidad de agua (un 90%) son muy energéticas. 324 calorías en cada 100 gramos. También tienen una altísima cantidad de azúcar, 75 gramos en cada 100 gramos.

Son muy recomendadas para deportistas y para personas con mucha actividad.

Tienen un gran contenido en potasio, tan necesario para el perfecto funcionamiento del organismo. Además, ayuda a eliminar líquidos del cuerpo, ya que es un excelente diurético.

También tienen fibra, que es muy beneficiosa para el tránsito intestinal. Esto nos ayudará a eliminar toxinas y a desechar otras sustancias perjudiciales para nuestro cuerpo.

Entre sus propiedades también está la de mejorar la circulación sanguínea y evitar la formación de coágulos. Y la de prevenir la aparición de placas en las paredes del corazón. Que, poco a poco, harían que este no trabajara correctamente.

Algunas variedades de uvas pasas

Las uvas de corinto: son importadas de las islas Jónicas. No tienen pepitas y son pequeñas y oscuras. Después de remojarlas, también son utilizadas para hacer vino. Por ejemplo, algunos moscateles o el tokay húngaro.

Las uvas de caja: son pequeñas y doradas, producidas en el Mediodía de Francia. Prácticamente no tienen pepitas. Son proporcionadas por la variedad Sultanan.

Las uvas de Málaga (y de Esmirna, en Turquía): son más voluminosas y tienen un sabor menos dulce, más almizclado.

Su utilización en la cocina

Como condimento: por ejemplo, en las morcillas negras, en pasteles, tartas o en algunas preparaciones del Caribe.

En repostería: sus usos aquí son múltiples. Para rellenar pastas, para dulces de arroz o de sémola, enriquecer los puddings, bizcochos, panes de uvas…

También son muy utilizadas en la cocina internacional.

También te puede interesar: Receta carrilleras al vino tinto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *