diciembre 9, 2019
vino-aleman-riesling

Vino de Alemania: Riesling

A nivel mundial, los vinos blancos alemanes cuentan con una gran apreciación gracias a su calidad. Son vinos muy fáciles de beber que suelen tener buena aceptación aun de los consumidores menos frecuentes. Incluso, quienes suelen tener poca apetencia por él, cambian de opinión luego de probar un vino Riesling alemán.

La uva Riesling produce diferentes tipos de vinos: secos, con un gran aroma y frescura; vinos de hielo, para lo cual se recolectan las uvas durante la noche o cuando hay temperaturas bajo cero; y por último los vinos dulces, para los cuales es necesario agregar el hongo Botrytis cinérea durante su elaboración.

Características del vino Riesling

vino-aleman-riesling

Originaria de Alemania, la uva Riesling es una cepa emblemática en la vitivinicultura alemana. Con ella se crean los más afamados y prestigiosos vinos secos, dulces, afrutados, perfumados y frescos. Principalmente, se cultiva en las laderas del río Rin, en la región de Renania. Allí está el Valle de Mosela, la mejor zona de viticultura alemana

Esta uva cuenta con un fuerte tono de color amarillo. Una característica resaltante es que cuenta con una producción limitada. A pesar de ello, este fruto logra conseguir vinos extraordinarios sin que sea necesario acompañarlo con otras variedades. Tanta capacidad y expresión posee la uva Riesling que ni siquiera es necesario el aporte del roble en las barricas. Su armonía, aroma y estructura es tan especial que al probarse se pueden descubrir los aromas del viñedo.

Aromas y sabores de la Riesling

En los vinos Riesling se puede encontrar mucha variedad aromática. En climas frescos, suelen obtenerse aromas afrutados y florales, con notas de fruta verde y chispas cítricas. En climas más templados, tienden a pronunciarse más los aromas cítricos y de fruta de hueso. Incluso, se pueden obtener aromas de frutas tropicales cuando se cultiva en zonas calurosas con otoños largos y soleados. La alta acidez es una característica principal del Riesling, dándole una larga evolución a las botellas que llegan a ofrecer un sabor a miel, pan tostado e incluso ahumado.

Cata del vino riesling.

Aun cuando las uvas suelen estar sobremaduradas, el vino Riesling tiene una característica acidez pronunciada. A la vista, este es un vino color amarillo pajizo, acompañado por reflejos verdes que destacan su frescura. Al hacer contacto olfativo, se pueden percibir diferentes aromas frutales como: limón y otros cítricos, pomelo, melocotón y manzana verde; también pueden percibirse aromas florales como anís, flores blancas, tila, hinojo y comino.

Al degustar el vino Riesling se puede sentir una frescura de principio a fin, resaltando su grasa redondez. Tiende a tener buen cuerpo, siendo graso y glicérico. Una vez almacenado, este vino suele tener una buena evolución en botella.

Categorías de la Riesling en Alemania

Por lo general, los vinos alemanes se clasifican como Qualitätswein, donde se pueden encontrar desde los vinos Riesling más básicos hasta los de mayor calidad. Al mismo tiempo, también suelen categorizarse de forma ascendente por su nivel de azúcar:

Kabinett

Vino con poco cuerpo y alta acidez. Su nivel de alcohol es bajo y tiene un dulzor medio. Al apreciar el aroma, se descubren notas de fruta verde.

Spätlese

Tienen un poco más de cuerpo y azúcar que los Kabinett, ofreciendo notas a frutas exóticas (piña y limón) y frutas cítricas. Tienen una vendimia más tardía.

Auslese

Posee más cuerpo que los anteriores. Este es la última categoría posible dentro de los vinos secos. Un gusto bastante dulce y con notas a fruta exótica madura como mano o piña.

Beerenauslese y Trockenbeerenauslese

Vinos Reasling bastante dulces que han sido producidos de uvas afectadas por la podredumbre noble.

Con qué acompañarlo

El Riesling alemán es un buen vino para maridar con mariscos, pescado y crustáceos. De igual forma, suele tener un buen sabor al acompañarse con aves, carnes blancas o aun también con quesos fuertes. En los vinos provenientes de vendimias tardías, al tener un sabor más dulce, pueden ser buenos acompañantes de postres cítricos e incluso, utilizarse como postre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *